Nuestro compromiso con la calidad

25Sep

La Casa Pacoche, como así se denominò en su comenzar, inicia su actividad de restauración en el año 1.945, y desde entonces todos sus miembros han colaborado con tesón, profesionalidad y coraje a fín de consolidar una vocación dirigida a conseguir la plena satisfacción del cliente como compromiso empresarial.

Este medio siglo de andadura avala su trabajo dándole fama en toda la región como restaurante de referencia. En la actualidad este esfuerzo y dedicación ha sido certificado con el inconfundible sello Q de Calidad Turística el pasado 31 de Marzo 2002, contribuyendo asi a mantener a Murcia como destino lider en el marco turístico español. Se trata de una marca diferenciadora y prestigiosa, asociada con los atributos de calidad y seguridad en la obtención de un servicio excelente y otorgada, por una entidad independiente de certificación en el sistema de calidad turística por el cumplimiento de unos niveles de excelencia en el servicio y de las instalaciones según categoría y tipologia de establecimiento.

La calidad resulta muy difícil de definir y concretar, pero muy fácil de constatar y de sentir cuando somos clientes, el trabajo bien hecho no tiene fronteras, el mal hecho no tiene futuro. Esta es su inquietud y su amor a la profesión, que ha supuesto aportar con ilusión muchas horas a su consecución.
“Conseguir esta certificación resulta iniciar un camino representado por nuestra vocación orientada a la mejora continua, en nuestros procesos de servicio y producto. Durante los últimos meses, todo el equipo ha participado en la implantación de un sistema de gestión que persigue, como objetivo primero y fundamental, la voluntad de seducir al cliente a plena satisfacción. La marca de calidad constituye así una garantía y una comunicación del compromiso adquirido.

Las herramientas básicas para conseguir ese nivel óptimo, la definición de nuestra política de calidad mediante un sistema de gestión documental, la supervisión diaria de su implantación y el análisis cualitativo del nivel de satisfacción de nuestros clientes, es lo que permite trabajar en detectar nuestras no conformidades, para eliminarlas como patrimonio de la empresa.”

En esta proceso han contribuido muchos esfuerzos y valores por mantener la continuidad de esta actividad forjando un marchamo de identidad comercial representado por la forma de actuar y reflejado por los productos que se ofrecen, legado por sus fundadores y desarrollado por sus continuadores, en la siempre y difícil tarea y responsabilidad de mantener la calidad en el trato y de producto de esta empresa familiar.