Daily Archives: 27 octubre, 2018

Un negocio en el salón de casa (I)

27Oct

La historia de Pacoche es una historia de familia. Como la tuya y como la del vecino. Una historia de generaciones ligadas por el esfuerzo, el sacrificio y la entrega. Un árbol genealógico con sus raíces plantadas en el comercio, en la que cada rama aporta nueva salvia. Relevo y trabajo, esperanza y recompensa, comida y camas. Todo empezó de un padre y una madre, de Francisco y Dolores, una historia de familia, un negocio en el salón de casa.

La “Chiquitina” y el “Tío Pepe”.

 

Familia de Francisco y Dolores.

 

Corría el final del siglo XIX. Allá por 1901 dos jóvenes se fugaban de casa con 19 y 15 años. Sus vidas estaban cegadas por la pasión y la ilusión. Esos jóvenes eran Antonio y Concha, los que elevarían el negocio de Pacoche a la dimensión que tiene hoy en día. Antonio, hijo de Francisco y Dolores, provenientes del Cabezo de Torres, pedanía al norte del municipio de Murcia, poseían el Ventorrillo Pacoche. Aquél lugar era un punto de encuentro para el comercio. Los nueve hijos de los progenitores ayudaban en labores relacionadas con el negocio. Mostrador para las hijas y logística de mercancías para los varones. Francisco era un trabajador nato, reflexivo y de pocas palabras. Dolores compartía con su esposo sus ganas de trabajar, además de ser un apoyo para todos, suspicaz y valiente. Una vez que es viuda, Dolores, con la ayuda de Antonio, se encargará de regentar el negocio y tutelar a la familia. El Ventorrillo cogió el nombre de la relación de los comerciantes valencianos con Francisco, y el famoso ‘che’ que abunda en las expresiones valencianas. Paco, che, y el naming estaba hecho.

Concha Sánchez.

 

Antonio Torrecillas.

 

Llegamos a un martes 5 de septiembre lluvioso en la capital murciana. Corre el año 1922. En Egipto Howard Carter entra por primera vez en la tumba de Tutankamón. En Murcia, es feria, Antonio y Concha se encuentran frente al altar. Era el comienzo de todo lo que vendría después. De ellos se concebirían piezas claves para el desarrollo de las futuras empresas. Como ellos mismo decían “las cosas tienen que nacer, si no, aunque las mates”… Amantes del refranero popular para sentenciar y transmisores de valores fundamentales. Crearon su núcleo familiar tal y cómo se lo habían enseñado sus padres y con amor, mucho amor. El negocio del Ventorrillo Pacoche comenzaba a crecer y con él la familia. Historias unidas por el servicio a los clientes. Dar y recibir como forma de vida. Así nacía lo que hoy da trabajo a más de 30 familias y ha tenido el placer de hospedar a millones de personas de todo el mundo. Un negocio ligado a Murcia desde hace dos siglos. Una historia que acaba de comenzar…

Continuará.